La diferencia entre una clínica veterinaria, un centro de urgencias y un centro de acogida

13.08.2021

¡Mi perro empieza a vomitar!, ¡He atropellado a mi gato! o ¡Me he encontrado algunos cachorros abandonados! Son situaciones que nos podemos encontrar en nuestro día a día si compartimos nuestra vida con animales de compañía, o no. ¿Qué hacer en estas situaciones? Vamos a intentar poner un poco de luz para evitar entrar en pánico, lo cual nos puede producir un bloqueo absoluto.

Hay que diferenciar cada situación para saber dónde acudir en cada una de ellas y vamos a realizar una comparación con los humanos para poder explicarnos mejor.

Si te empieza a doler el estómago y empiezas con diarreas y vómitos, lo que haces en ese momento es acudir a tu médico de cabecera. Si por algún motivo en ese momento no puedes, te acercas lo antes posible, no tres o cuatro días después. Lo mismo ocurre con una pequeña herida o alguna molestia la cual no reviste de gravedad en ese momento pero que de no acudir a tu centro de salud puede llevarte a un problema más grave.

Si te atropella un coche, te caes de una gran altura, te das un golpe en la cabeza de consideración o empiezas con dolores que no son normales, no vas al centro de salud. Vas a un centro u hospital de urgencias más pronto que tarde. A diferencia de un centro de salud, estos si están 24 horas y tienen todos los medios a su alcance para tratar tu dolencia. Otra diferencia con respecto a tu centro de salud es que aquí te atienden independientemente de la hora a la que vayas. En el centro de salud se trabaja con cita previa.

Si te encuentras a un bebe abandonado en un basurero, un barranco u otro lugar, después de ponerle a salvo de la situación si esta compromete su seguridad, lo siguiente es llamar a la policía y los servicios de emergencia. A partir de ese momento, el bebé abandonado pasará a estar bajo la custodia de las autoridades, pero siempre gestionado por los profesionales oficiales. Lo que no haces nunca es dejarlo en la puerta del centro médico y marcharte.

Pues estos tres ejemplos son aplicables a los animales.

Si tú perro o gato se empieza a encontrar mal, no te esperes dos o tres días a ver si se pone bueno. Llama a una clínica veterinaria para reservar cita y lo llevas para ver que le puede estar pasando. Evitaras un problema mayor tanto de salud, que es lo más importante, como económico.

Si a tu gato o perro por error lo atropella un coche, llévalo a un centro u hospital de urgencias inmediatamente. Si lo llevas a una clínica veterinaria tienes que asegurarte que pueden ayudarte. Puede ocurrir que no te puedan atender por tener la agenda llena o no tener medios suficientes para atender a tu querida mascota. Aunque las clínicas veterinarias cada vez tienen mejores equipos, existen casos de gravedad que pueden no ser suficientes.

Si te encuentras unos cachorros abandonados, no los llevas a la puerta de un centro veterinario y los dejas allí. No se puede ser un buen samaritano a medias. Si los encuentras y quieres hacer algo por ellos, llévalos a la policía local o pregunta en tu ayuntamiento. La Ley de protección animal obliga a los ayuntamientos a hacerse cargo de los animales que están en la calle. También está la opción de buscar un centro de acogida o adoptarlos. Un centro veterinario, sea la categoría que sea, esta para curar animales, no para hacerse cargo de animales abandonados. Puede no sonar bien, pero es la realidad. Los médicos salvan vidas, las autoridades gestionan los abandonos.

Con esta publicación esperamos aclarar algunas dudas que pueden surgir en estas situaciones. Y siempre, siempre nos puedes llamar para evaluar cada situación. En nuestro caso dentro del horario de atención.

Veterinario | Mascotas | Animales | Perros | Gatos | Exóticos | Tienda