El embarazo en las gatas

03.02.2020

Al igual que nosotros, las gatas tienen picos de fertilidad en los que pueden quedarse embarazadas: es lo que se conoce como "estar en celo". Las gatas están en celo una vez cada tres semanas. Si deseas evitar una camada de gatitos inesperada, te recomendamos esterilizar a tu gata antes de su primer celo, ya que puede quedarse embarazada con mucha facilidad desde ese momento. La gestación de una gata suele durar entre 63 y 67 días, pero puede ser difícil saber exactamente cuánto tiempo lleva embarazada. Es probable que tu gata no muestre ningún síntoma físico de gestación hasta pocas semanas antes del parto. Si crees que tu gata está embarazada, llévala al veterinario para confirmarlo.

CÓMO SABER SI UNA GATA ESTÁ EMBARAZADA

• Aproximadamente, a los 15 - 18 días de gestación de tu gata, podrás notar que sus mamas aumentan de tamaño y enrojecen.

• La gata gestante puede atravesar una etapa de vómitos. Si notas que sus náuseas aumentan o que padece algún otro malestar, ponte en contacto con tu veterinario.

• La barriguita de tu gata empezará a hincharse, pero evita tocarla para no lastimarla ni a ella ni a sus gatitos.

• Una futura mamá aumentará poco a poco entre 1 y 2 kg de peso (dependiendo del número de gatitos que espere): ésta es una señal evidente de que está embarazada.

• Las gatas suelen experimentar un aumento de apetito durante la gestación, lo que también contribuirá a su aumento de peso.

• Tu gata puede volverse más maternal, en el sentido de que ronronea más y demanda una atención adicional por tu parte. Aunque tu gata debería ser totalmente capaz de ocuparse del parto por sí misma, asegúrate de estar preparado cuando se acerque la recta final de su embarazo.

SIGNOS DE QUE EL PARTO ES INMINENTE

• Si tu gata rechaza la comida, está inquieta y busca un lugar apartado donde instalarse, puede deberse a que su parto está a punto de comenzar.

• Justo antes de dar a luz, la mamá puede maullar más, mostrarse agitada y querer lamerse constantemente.

• El parto debería empezar con fuertes contracciones abdominales, seguidas de cierta cantidad de secreción vaginal. Si la secreción es espesa y negra, o sanguinolenta, avisa a tu veterinario.

• Después de esta secreción, ¡los gatitos no se harán esperar!

Veterinario | Mascotas | Animales | Perros | Gatos | Exóticos | Tienda